A horse with no name, America

Hola,

Imaginen un lienzo de 1.44 mts por 1.44 mts, blanco, sin marco; en el centro hay pintado un cubo, elaborado con pintura acrílica, en tonalidades que van del rojo brillante, al rojo óxido y que ocupa aproximadamente 34 por 34 centímetros. Una obra así, bien podría considerarse abstracta, minimalista.

Ahora, tomemos la obra “Café Terrace de noche” de Van Gogh; en ella, podemos apreciar varios colores, varias formas, perspectiva, técnica para el manejo de luces y sombras, algunos personajes y entre otros muchos elementos más que la componen, está el que se utilizó óleo sobre tela, cierta técnica de aplicación de trazos y seguramente una serie de herramientas como brochas, pinceles, aguarrás, carboncillo y espátulas. 

Las diferencias entre la pintura minimalista y esta de Van Gogh, son múltiples y obvias, literalmente saltan a la vista y son, entre muchas otras, el colorido, la textura, el tamaño, la temática, la técnica y los materiales.

En un plano más subjetivo, hay otras discrepancias como el mensaje, la interpretación que se le dé a cada obra, su relación con el momento en el que fueron realizadas, su originalidad, belleza y hasta su utilidad y valor.

En la música sucede algo análogo y permitiéndome tomar prestado un término muy aplicado para el análisis de la música clásica, la canción de esta semana pretende ilustrar el tema de la textura musical y como apreciarla.

Para hacerlo, he elegido del grupo y L.P., America, “A horse with no name” de 1972, como punto de referencia.

En la música popular moderna producida de mitad de los 50’s a la fecha, hay ciertos elementos que se presentan de manera muy consistente:

Típicamente, un grupo se conforma por una batería, un bajo, una o dos guitarras y una voz. (Aunque si algo ha caracterizado al Rock es romper moldes, por lo que podemos encontrar quintetos, tríos, dúos y orquestas enteras)

La batería y el bajo, se encargan de darle el ritmo a la canción y entre más veces se toque una nota por minuto con estos instrumentos, se dice que la canción es más rápida; las canciones lentas se asocian mucho con canciones románticas, baladas o nostálgicas, mientras que las rápidas, normalmente son o bailables, o de rebeldía o ambas a la vez…estos instrumentos pueden llevarse al mismo ritmo (tocarse simultáneamente) o a contrapunto, es decir, tocarse a la misma velocidad pero de manera alternada y por lo tanto complementaria.

Las guitarras, normalmente, se dividirían en rítmica y principal (lead guitar, dirían los anglo parlantes), siendo está última la que lleva la melodía de la canción (lo que tarareamos y recordamos como el elemento que le da identidad a la parte musical de la canción) y la primera, la que le da elementos “decorativos”, o de carácter y/o ayuda, como su nombre le indica, a marcar el ritmo.

La voz, que puede ser sola o acompañada de coros, lleva también la melodía y el mensaje de la canción.

Con frecuencia, la voz, una de las guitarras y algún otro instrumento, como lo puede ser un teclado y algún otro elemento como los coros, pueden llevar distintas melodías a la vez de manera armonizada, es decir, interpretar simultáneamente distintas melodías que se complementan entre sí

Regresando a nuestro ejemplo, una canción que lleve solo una guitarra y una voz, sería una obra minimalista. En cambio en una donde haya, dos guitarras, un piano, un teclado eléctrico, una sección de vientos (trompeta, saxofón y trombón), una sección de cuerdas, una flauta, una voz principal y varios coros y efectos de postproducción (eco en la voz, estéreo, profundidad, volumen, etc…), podría equivaler a un Van Gogh. No necesariamente una es mejor que la otra, entran entonces los elementos subjetivos, como los que se mencionaron con anterioridad y otros…

La conjunción de todos los elementos de la canción, el ritmo, la o las melodías, los complementos (solos de guitarra, saxofón, coros, rasgueos, efectos, percusiones, silbidos, sonidos no musicales, el volumen, la nitidez, la dicción y todos los que recordemos o se nos ocurran), la letra y la ejecución, producen:

1) el carácter de la canción (alegre, triste, triunfal, rebelde, enfadada, neutral, evocativa, emotiva, elegante, sofisticada, bailable, romántica, fastuosa, fría, íntima, distante, introspectiva, esperanzadora),

2) la textura de la obra (simple, compleja, rica, austera, regional, sobrecargada, débil, equilibrada, molesta, comercial, experimental) y,

3) el efecto sobre el que escucha, que puede ser superficial si la canción es alegre y pegajosa pero que se olvidará fácilmente, o puede ser neutro, como la música del elevador o la de algunos comerciales o profundo, ó, provocar sentimientos como la inspiración, la tristeza, el amor, la nostalgia e incluso la exaltación (como ciertos himnos) e incluso el enojo.

“A horse with no name” empieza con una textura austera, formada tan solo por una melodía, interpretada con una guitarra acústica, que a la vez lleva el ritmo, mismo que está cercano al de una balada.

A los 8 segundos de haber empezado, entra la voz de Dewey Bunnell, interpretando la letra de la canción a un ritmo y con una melodía diferente al de la guitarra, y acentuada con un efecto de eco. Canta con un tono y carácter que es principalmente narrativo.

A los 23 segundos, a la mitad de la primera estrofa, entra un bajo eléctrico y una segunda guitarra acústica que junto con la primera guitarra, la voz y el bajo aceleran un poco el ritmo, lo que evoca un poco al ritmo de trote de un caballo. También se hace un poco más audible algún tipo de percusión, que parece ser el golpe de una baqueta sobre el aro de alguno de los tambores, a un ritmo contrapunteado al del resto de lo que se oye.

A los 40 segundos, al final de la primera estrofa y a manera de puente con lo que sigue, se oye lo que me parece ser son percusiones, bongoes o congas.

A continuación viene por primera vez el coro, acompañado de la misma melodía que ya traen las guitarras acústicas, el ritmo del bajo y la batería y los bongoes tocados en 3 ocasiones. En la parte final de esta sección se añaden dos voces en “segunda voz”, es decir con volumen un poco más bajo que el de la voz principal y me parece que en otra nota, tarareando una tercera melodía, distinta a la de las guitarras y a la de la voz principal, pero todas armónicas entre sí y más bongoes.

Viene a continuación la segunda estrofa, ya acompañada constantemente por los bongoes. En esta parte, la textura de la canción es ya bastante robusta, ya que pueden distinguirse dos “voces” o melodías, la de las guitarras y la del vocalista, tres ritmos, el principal que llevan las guitarras y el bajo, el de la voz y el del golpe de baqueta en el aro de un tambor, adornados por las incursiones de cortos y sonoros golpes a los bongoes.

Viene nuevamente el coro, un nuevo puente con los bongoes y al minuto 2’3”, llega la parte instrumental, en la que se escucha por el canal izquierdo un requinteo de guitarra y en el derecho un rasgueo que se complementan rítmica y armónicamente y que tienen como fondo al bajo con un ritmo más marcado, pero más lento, de cómo venía y tan solo un par de segundos después entra, ahora sí la batería con un volumen suave y con un ritmo siguiendo al bajo y finalmente se une un tercer sonido de guitarra, que es un requinteo que se oye en ambos canales.

Al minuto 2’23” llega la tercera y última estrofa, donde pueden escucharse 3 melodías, la del vocalista y la de dos guitarras acústicas, una por canal, que armonizan entre sí y que tienen como fondo rítmico principal el punteo del bajo a ritmo de trote de caballo…hacia el final de la estrofa, entran nuevamente en “segunda voz” las voces de los coros (que no logro distinguir si son dos voces adicionales o una sola voz grabada dos veces (“dubbing”)) y llega un último coro, cuya última línea se repite, con un volumen cada vez más bajo de todos los instrumentos y la voz, hasta el final de la canción por un lapso de un minuto.

Esta semana “La canción de la Semana” fue distinta y no pretendo describir tan a detalle las siguientes canciones, pero si dar un punto de referencia de cómo se ensamblan estas obras y que elementos utilizan.

Mi recomendación es que a manera de experimento intenten escuchar esta canción y vayan identificando los elementos mencionados, o, hacerlo con su canción favorita. Les garantizo que, no importando el número de veces que la hayan escuchado hasta ahora, descubrirán nuevos elementos que siempre han estado ahí, que fueron ejecutados conscientemente y cuya función es enriquecer más la obra o llevar al límite las habilidades de los músicos, el productor y el ingeniero de sonido.

Desde la Ciudad más grande del Mundo

JH

PD: En lo personal esta canción me genera un sentimiento de evocación de la soledad del Desierto y el haberla escuchado en un viaje por carretera por Baja California Sur fue una experiencia muy gratificante que jamás podré olvidar.

PD 2: America es un grupo conformado por Estadounidenses que vivían en Gran Bretaña; la leyenda urbana dice que esta canción está inspirada en lo que vieron en su primer viaje a California

PD 3: La conjunción adecuada de todos los elementos que conforman una canción, al igual que pasa con la Pintura, puede generar verdaderas obras maestras, capaces de trascender los estándares estéticos de la época en que fueron producidas, pero sobretodo, tendrán la capacidad de provocar Sentimientos y Experiencias a un gran número de personas, sin distinción de culturas, razas, edades o géneros, superando incluso barreras como el idioma.

PD 4: La conjunción única de todas las circunstancias y los elementos que forman una canción, es lo que hace muy difícil que un cover sea igual que un original.

PD 5: Finalmente, una diferencia crucial entre las artes visuales y la música es la variable de la temporalidad. Una canción, por ejemplo, puede cambiar de textura, carácter, velocidad, volumen y hasta de mensaje en el transcurso de su duración.

3 Respuestas a “A horse with no name, America

  1. cual es lo cualitativo, descriptivo, duracion, altura, cualidad, textura y volumen de la melodia

    Me gusta

    • Jesús Herrera

      Sandra,

      Hola. Gracias por tu comentario.
      Comienzo por decir que no soy músico.
      Para personas como yo, sin conocimientos formales de música, a veces resulta útil establecer una analogía entre lo que sucede en la música y lo que sucede en otras artes, por ejemplo, la pintura.
      Dicho lo anterior, mi interpretación sería, respecto de la textura por ejemplo, que sí en una canción hay varios instrumentos, varias melodías superpuestas, armonías y efectos de postproducción, se podría hablar de una “textura” muy rica o compleja; mientras que si solo hay una voz y una guitarra, la “textura” sería muy sencilla. Ambas poueden ser excelsas o insulsas, el grado de complejidad no guarda relación con la belleza.
      Duración es directo: el tiempo de ejecución de la pieza
      Volumen: La intensidad del sonido
      Lo descriptivo: La historia o mensaje de la canción, muy relacionado con la letra.

      Espero haber contestado tu pregunta.

      Me gusta

  2. Pingback: Los números de 2010 | La canción de la semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s