White Rabbit, Jefferson Airplane

Hola,

Probablemente todos hemos escuchado o utilizado la palabra hippioso, seguramente con una connotación negativa.

¿De dónde viene? De la apariencia, deliberadamente anticomercial y descuidada, que las personas del movimiento hippie adoptaron para mostrar su inconformidad con lo establecido.

El apogeo del movimiento hippie se dio en el verano del ‘67, “El verano del amor”, en el que se organizo una mega comuna experimental en el barrio Haight-Ashbury de San Francisco, que recibió a aproximadamente 100,000 personas en busca de una forma de vida alternativa, de experimentación y de nuevas formas de expresión. Fue que al regresar a sus lugares de origen, que las ideas y la estética hippie se esparcieron no solo en Estados Unidos si no que a buena parte del mundo occidental.

Algunos años antes, se había formado en San Francisco un grupo que buscaba fusionar el Folk (guitarras acústicas, flautas y melodías suaves con énfasis en las letras) con el Rock (Ritmo, fuerza y estridencia), sin demasiado éxito, hasta que en 1966 reclutan a una modelo para que fuera su voz principal: Grace Slick, quien además de su imagen y voz, contribuyó con dos canciones que no solo significaron el despegue de la banda, sino que además se convirtieron en auténticos himnos del movimiento hippie.

El grupo, “Jefferson Airplane”, ya para entonces inclinado hacia la experimentación y la psicodelia, lanzó el álbum “Surrealistic Pillow” (Almohada Surrealista) en febrero de 1967; de esta obra se desprende la canción de la semana “White Rabbit”, que hace referencia tanto a la novela “Alicia en el País de las Maravillas”, como a las experiencias derivadas de la utilización de drogas psicotrópicas, tan en boga en aquellas latitudes y época (y que incluso, no estaban prohibidas).

La canción inicia con el bajo, que más que marcar el ritmo, muestra la melodía principal; instantes después se incorpora la batería con una marcha casi marcial y enseguida una guitarra con reminiscencias árabes o del sur de España y a partir de aquí es Grace Slick quien toma el liderazgo de la canción, marcando la melodía con su potente voz. La canción es definitivamente hipnótica por su monotonía, aunque hacia el final aumenta considerablemente su volumen.

Si alguien entiende la letra, ojala pueda ayudarnos a interpretarla…lo más que puedo decir es que parece el guión para un sueño evocado por Alicia.

Desde la Ciudad más grande del Mundo

JH

PD: No existe un verso coro, repetitivo en esta canción; lo cual a pesar de su ritmo constante y casi monótono, la hace ser un relato lineal, extraño, pero lineal.

PD 2: A pesar de haber sido un icono para el movimiento hippie, Grace Slick no era lo que se dice una pacifista, fue arrestada varias veces y en más de una ocasión hizo comentarios muy violentos contra diversas instituciones y personas.

PD 3: Jefferson Airplane fue el único grupo que participó en los tres grandes festivales musicales de finales de los 60s: Monterey, Woodstock y Altamont.

PD 4: Una reencarnación de “Jefferson Airplane” fue “Jefferson Starship”, después rebautizado como “Starship” que lograron un par de super hits en los 80s (“We built this city”, “Nothing’s gonna stop us now” y “Sara”).

PD 5: Los miembros de “Jefferson Airplane” pensaban que el “Surrealistic Pillow” era un producto demasiado perfecto, lo cual no reflejaba la espontaneidad que ellos realmente querían expresar.

PD 6: Grace Slick también pinta y son famosos sus retratos de otras leyendas de la música.

Esta canción de la semana se escucha mejor con audífonos Sennheiser

7 Respuestas a “White Rabbit, Jefferson Airplane

  1. ¿… y sabes de dónde viene el nombre de la banda?

    Me gusta

    • Hola. Gracias por tu pregunta.

      Hay dos versiones:

      1) “Jefferson Airplane” era un modismo para designar a una carterita de cerillos que servía para sostener cigarros muy cortos de marihuana.

      2) Steve Talbot, amigo de uno de los guitarras de la banda, Jorman Kaukomen, sugirió el nombre inspirado en un apodo que él mismo le había inventado a Kaukomen, que a su vez, era un homenaje al blusero “Blind Lemon Jefferson”

      Me gusta

  2. Una nota sobre el breve análisis musical😛 no aumenta el volumen si no el tempo, como en un bolero (aun que también se toque más fuerte).

    Me gusta

    • Jesús Herrera

      Gracias por tu comentario (y una disculpa por tardar tanto en publicarlo y contestarlo); concuerdo contigo, es más notorio el incremento de la velocidad que del volumen. Gracias por visitar el blog. JH

      Me gusta

  3. Pingback: Ariel, October Project | La canción de la semana

  4. Esta canción ya la había escuchado hace años, pero en estos días me tiene como obsesionado. No sé exactamente por qué. Sólo sé que es una canción extraordinariamente hipnótica y fascinante. Al texto ya le he dado vuelta varias veces y me encanta igual que la composición musical y la interpretación. Me cuesta dejar de escucharla y de amar a esa chica de aspecto tan libre que la cantaba.

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario.

      Me parece que cuando una canción nos atrapa, a pesar del paso del tiempo, es que tiene buenos ingredientes (letra, musicalización, producción, interpretación)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s